Skip to main content

Cuento: Los Guardianes de los Portales Descuidados

Hace mucho tiempo, en un reino mágico lejano, existían portales que conectaban diferentes mundos. Estos portales eran custodiados por criaturas especiales conocidas como “Los Guardianes”. Los Guardianes eran seres mágicos cuya tarea era asegurarse de que los portales se mantuvieran seguros y protegidos para evitar la entrada de seres extraños a su mundo. Cada uno de los Guardianes estaba encargado de un portal específico, y su deber era inquebrantable.

Los Guardianes eran seres leales, responsables y siempre se aseguraban de que sus portales estuvieran en perfecto estado. Trabajaban incansablemente día y noche, sin importar las condiciones climáticas ni el cansancio. La seguridad de su reino dependía de ellos.

Sin embargo, con el paso del tiempo, los Guardianes comenzaron a sentirse cansados y descuidados. La rutina de cuidar los portales se volvió abrumadora, y algunos de ellos comenzaron a anhelar un descanso de su eterna tarea. Comenzaron a preguntarse si podrían encontrar a alguien más para cuidar los portales temporalmente mientras se tomaban un merecido respiro.

Un día, un grupo de Guardianes decidió dejar sus portales sin vigilancia y se embarcaron en un viaje a través de los portales para buscar ayuda. Estaban convencidos de que podrían encontrar a seres de otros mundos dispuestos a prestar su ayuda temporalmente y que, al final, su reino estaría más seguro.

Cuando los Guardianes cruzaron a través de los portales, entraron en mundos completamente diferentes. Cada portal los llevó a lugares llenos de seres extraños, paisajes asombrosos y culturas sorprendentes. Estaban encantados con la diversidad de lo que vieron y se sintieron emocionados por la aventura que tenían por delante.

En uno de los mundos, los Guardianes se encontraron con una sociedad de seres hechos de pura energía luminosa. Estos seres eran amables y estaban dispuestos a ayudar a los Guardianes. Les enseñaron a utilizar la energía mágica de su mundo para proteger los portales. Los Guardianes estaban agradecidos por la ayuda y regresaron a su reino con estos nuevos aliados.

En otro mundo, los Guardianes se encontraron con criaturas míticas que poseían habilidades mágicas extraordinarias. Estas criaturas estaban dispuestas a prestar su poder para proteger los portales en ausencia de los Guardianes. Los Guardianes se sintieron bendecidos por la ayuda y regresaron a su reino con la seguridad de que los portales estarían bien protegidos.

Mientras tanto, en el reino de los Guardianes, los portales dejados sin vigilancia comenzaron a atraer seres extraños de otros mundos. Criaturas misteriosas y a menudo peligrosas comenzaron a cruzar los portales, causando estragos y caos en el reino.

El reino se convirtió en un lugar inseguro y aterrador, y los habitantes comenzaron a pedir a gritos la protección de los Guardianes. Cuando los Guardianes regresaron con sus nuevos aliados, se dieron cuenta de la gravedad de su error al dejar los portales sin cuidar. Juraron nunca descuidar su deber nuevamente y prometieron trabajar juntos para restaurar la seguridad en su reino.

Los Guardianes y sus nuevos aliados se enfrentaron a las criaturas invasoras y, con determinación y valentía, lograron devolver la paz a su reino. Los habitantes del reino estaban agradecidos por la protección de los Guardianes y comprendieron la importancia de su labor.

La historia de los Guardianes y su experiencia en otros mundos se convirtió en una leyenda que se contó a lo largo de las generaciones. Enseñaba a todos la importancia de la responsabilidad y la lealtad a nuestras tareas, así como la valiosa lección de que, a veces, es fácil olvidar el valor de lo que tenemos hasta que lo perdemos.

La moraleja de esta historia es que nuestras responsabilidades y deberes son valiosos y deben ser tomados en serio. Descuidar nuestras tareas puede tener consecuencias graves, y es importante recordar la importancia de nuestro papel en la sociedad y en el mundo que nos rodea.

https://youtu.be/lLwy8pFvxY0