Skip to main content
Fabula para niños

Cuento: El Hogar de Tilly la Tortuga

Había una tortuga llamada Tilly que vivía en un hermoso bosque, junto a un tranquilo arroyo. Aunque el bosque estaba lleno de vida y maravillas, Tilly siempre se sentía inquieta. Pasaba su tiempo explorando cada rincón del bosque en busca de algo que parecía escapársele, pero no sabía exactamente qué era.

Un día, mientras se adentraba en lo profundo del bosque, Tilly se encontró con una mariposa que revoloteaba alegremente. La mariposa se detuvo para saludar a Tilly y notó la expresión de preocupación en su rostro.

“¿Qué te preocupa, Tilly?” preguntó la mariposa. “Siempre te veo buscando algo, pero nunca parece que encuentres lo que buscas.”

Tilly suspiró y respondió: “No sé exactamente qué estoy buscando, pero siento que algo me falta en mi vida. He explorado este bosque durante años, pero aún no he encontrado mi verdadero hogar.”

La mariposa asintió con comprensión. “A veces, Tilly, lo que buscamos está más cerca de lo que creemos. A lo mejor, lo que necesitas ya lo tienes, pero aún no lo has reconocido.”

Tilly se sintió intrigada por las palabras de la mariposa, pero siguió su búsqueda. Durante semanas, continuó explorando el bosque, visitando cada rincón y preguntándose si alguna cueva o madriguera podría ser su hogar ideal. Sin embargo, siempre se sentía insatisfecha y continuaba buscando.

Un día, Tilly se encontró con una anciana tortuga llamada Abuela Agnes. Abuela Agnes tenía un aspecto sabio y arrugado, y su caparazón estaba cubierto de musgo. Tilly compartió su inquietud con la anciana tortuga, y Abuela Agnes la miró con ternura.

“Querida Tilly, el hogar no siempre se encuentra en un lugar específico. A veces, el hogar es un sentimiento de paz y pertenencia que llevamos en nuestro corazón. Quizás has estado buscando en el lugar equivocado todo este tiempo.”

Tilly se sintió confundida pero curiosa. “¿Cómo puedo encontrar ese sentimiento de hogar en mi corazón?”

Abuela Agnes sonrió y respondió: “Comienza por apreciar el bosque en el que vives. Observa la belleza que te rodea, escucha el susurro del arroyo y siente el suave sol acariciar tu caparazón. Aprende a amar tu entorno y agradecer por lo que tienes. A menudo, el hogar está justo frente a nosotros, esperando a que lo reconozcamos.”

Tilly decidió seguir el consejo de Abuela Agnes y comenzó a observar el bosque con nuevos ojos. Se dio cuenta de la belleza de las flores que crecían en el suelo del bosque y de los árboles altos que la rodeaban. Empezó a prestar atención a los sonidos del bosque: el canto de los pájaros, el murmullo del arroyo y el crujido de las hojas bajo sus patas.

A medida que pasaba el tiempo, Tilly se sintió cada vez más conectada con su entorno. Comenzó a disfrutar de la tranquilidad del bosque y a sentirse en casa en medio de la naturaleza. Se dio cuenta de que había encontrado su verdadero hogar, no en una cueva o un agujero, sino en el bosque en sí.

Tilly compartió su descubrimiento con la mariposa que había conocido antes, y la mariposa asintió con una sonrisa. “Ves, Tilly, tu hogar siempre ha estado a tu alrededor. A veces, solo necesitamos cambiar la forma en que vemos el mundo para encontrar la felicidad y la paz.”

Tilly agradeció a la mariposa y regresó a su hogar en el bosque, con una nueva apreciación por la vida que llevaba. Ya no sentía la necesidad de buscar constantemente, pues había encontrado su hogar en su corazón y en el entorno que tanto amaba.

La historia de Tilly se convirtió en una fábula en el bosque, recordando a todos que, a veces, la búsqueda de la felicidad nos lleva a lugares inesperados, y que el verdadero hogar puede estar más cerca de lo que imaginamos. La felicidad se encuentra en la apreciación de lo que tenemos y en la conexión con el mundo que nos rodea.

Y así concluye la fábula de “El Hogar de Tilly la Tortuga”, una historia que nos enseña sobre la importancia de la gratitud y la apreciación de la belleza que nos rodea. Espero que esta fábula haya capturado la atención e imaginación de los oyentes y que hayan disfrutado de su valiosa lección.