Skip to main content
Cuentos del mundo

Cuento: El Encuentro Mágico con el Mar

Hace mucho, mucho tiempo, en el corazón de la exuberante selva de Sudamérica, vivía una tribu maya llamada los K’iche’. Los K’iche’ eran un pueblo dedicado a la agricultura, la observación de las estrellas y la veneración de sus dioses. Para ellos, la selva era su hogar y su fuente de vida, y nunca habían visto el mar.

Los K’iche’ vivían en armonía con la naturaleza y eran conocidos por su profundo respeto por la tierra y el cosmos. Su vida estaba llena de rituales y ceremonias que honraban a los dioses y agradecían por las bendiciones de la selva. Sin embargo, una pregunta les había intrigado durante generaciones: ¿qué había más allá de la selva, más allá de las montañas que los rodeaban?

Un día, un joven llamado Kukulkan, conocido por su curiosidad sin límites, decidió emprender un viaje para descubrir lo que yacía más allá de las montañas. Sus padres, al principio preocupados por su seguridad, finalmente lo apoyaron en su búsqueda. Kukulkan partió con una mochila llena de comida, una cantimplora de agua y una brújula que le regaló su abuelo.

Caminó durante días y noches, adentrándose cada vez más en el territorio desconocido. Finalmente, llegó a una colina alta, y cuando miró más allá, quedó sin aliento. Ante sus ojos se extendía un vasto horizonte de aguas cristalinas que se extendía hasta donde alcanzaba la vista. Era el mar, majestuoso y misterioso, algo que los K’iche’ jamás habían visto.

Kukulkan bajó corriendo la colina hacia la playa. Se quitó los zapatos y sintió la arena suave bajo sus pies. Luego, corrió hacia el agua y dejó que las olas salpicasen su rostro. El mar, con su sonido incesante y su brisa fresca, llenó su corazón de asombro y alegría.

Pasó horas explorando la playa, recolectando conchas y observando las olas. Nunca se había sentido tan cerca de la maravilla de la naturaleza. Sabía que debía regresar a su tribu y compartir esta sorprendente revelación con su gente.

Kukulkan emprendió el camino de regreso a su hogar, lleno de entusiasmo. Cuando llegó a su tribu, compartió la historia de su encuentro mágico con el mar. Los K’iche’ se sintieron emocionados y sorprendidos al escuchar sus relatos, pero también ansiosos por verlo por sí mismos.

La tribu decidió realizar un viaje en conjunto para experimentar la belleza del mar. Durante semanas, se prepararon, empacando suministros y realizando rituales especiales para pedir la bendición de los dioses en su viaje. Cuando llegó el día de la partida, todos estaban llenos de emoción y expectativas.

Los K’iche’ viajaron juntos a través de la selva, las montañas y los valles, guiados por Kukulkan. Finalmente, llegaron a la misma colina donde él había tenido su primer encuentro con el mar. Cuando vieron el vasto océano ante ellos, no pudieron evitar soltar exclamaciones de asombro y admiración.

Corrieron hacia la playa, riendo y jugando en la arena. Algunos se aventuraron a nadar en el mar por primera vez, mientras otros recogieron conchas y observaron las olas rompiendo en la costa. Era un día de celebración y alegría, un día en el que los K’iche’ se sintieron más conectados que nunca con la belleza de la naturaleza.

Los K’iche’ regresaron a su hogar con corazones llenos de gratitud por la maravilla del mar y una nueva comprensión de la diversidad y la inmensidad del mundo que los rodeaba. Aprendieron que, aunque la selva era su hogar y su fuente de vida, el mundo estaba lleno de sorpresas y tesoros por descubrir.

La historia del “Encuentro Mágico con el Mar” se convirtió en una leyenda que se contaba de generación en generación, recordando a todos la importancia de la curiosidad, la apertura a lo desconocido y la gratitud por la maravilla del mundo.

El Fin.

Espero que esta historia sobre los K’iche’ y su emocionante encuentro con el mar haya capturado la atención y la imaginación de los niños y les haya enseñado importantes lecciones sobre la curiosidad y la apreciación de la belleza de la naturaleza.